Laura

26/11/2015


                Título original: Laura                                                País: EE. UU.
                Género: Intriga                                                          Productora: 20th Century Fox
                Año de estreno: 1944                                                Duración: 88' aprox.




¿De qué va?: 

     Laura Hunt, una joven elegante, exitosa y atractiva, ha sido asesinada en su apartamento. Mark McPherson debe desenmascarar al culpable y para ello comienza a investigar e interrogar a los allegados de la muchacha. Sin embargo, conforme avanza la investigación va descubriendo aspectos sobre Laura que lo llevan a desarrollar sentimientos inesperados.


¿Qué opino yo? (Sin destripes):

     Supongo que pocos aficionados al buen cine quedarán sin haber visto esta magnífica obra de Otto Preminger, pero si todavía hay alguna persona que no la haya disfrutado, le recomiendo que no tarde en hacerlo.

     Laura es misterio, es obsesión, es sugestión... Igual que sucedía en la grandísima Rebeca de Hitchcock, un nombre de mujer lo envuelve todo. La cinta gira en torno a Laura, y la omnipresencia de esta es absoluta a pesar de su ausencia.  La fuerza de los diálogos está patente a lo largo de todo el metraje: los sarcasmos, los dobles sentidos, las amenazas y confesiones veladas forman parte de un guion soberbio. Son cuatro los personajes que cargan con todo su peso, ellos construyen la historia a través de esos parlamentos que a veces insinúan más que dicen.


     La primera mitad del filme es casi onírica; se reconstruye el personaje de Laura mediante flashbacks, a través de las palabras de quienes la conocieron y, tanto los espectadores como McPherson, empezamos a sentirla como si estuviera viva y su presencia fuera poderosa, aunque seamos conscientes de que esa visión no es más que un sueño, pero un sueño muy real. Todo forma parte de un juego de sugestión: el aire misterioso de Laura es más interesante que la propia Laura, pero se nos sugestiona, se nos convence de que era una mujer única, tanto que, estando muerta, es capaz de enamorar a un hombre que no la ha visto jamás.


     «Lleve cuidado, McPherson, o acabará en un sanatorio mental. Con seguridad será el primer paciente enamorado de un cadáver».


     La fotografía reafirma la solidez del guion. Todos los planos están perfectamente diseñados: los personajes hablan, dicen algo que queda reforzado por la escena que se presenta. Revelador en ese sentido es el momento en que McPherson, atrapado ya por Laura, observa absorto su retrato. Incluso los objetos tienen su función. Todo está donde debe estar: un cuadro, un reloj, un jarrón, una botella… Hasta ellos contribuyen a hilvanar la historia.


     La segunda mitad es más terrenal; se nos devuelve al mundo real, ese en el que se ha cometido un asesinato que hay que resolver. Todos son sospechosos, todos tienen sus motivos para hacerlo, motivos que ya conocemos gracias a lo que se nos ha ido exponiendo. El análisis psicológico sigue presente y las cartas van poniéndose sobre la mesa: la posesión enfermiza, el despecho, el amor o los celos pueden llevar a alguien a la locura. El nombre de ese alguien es lo que debe averiguar McPherson.


     «La gente siempre está dispuesta a desacreditar al prójimo, pero nunca a tenderle una mano».


     Clifton Webb, quien da vida a Waldo Lydecker, está sublime en su papel. Sarcástico, cínico y culto, es el responsable de encumbrar a Laura en su éxito. Ella es, para él, su producto, su criatura, más que su amiga. El actor estuvo nominado al Oscar por esta interpretación. No lo ganó, aunque se lo merecía.

     Dana Andrews es Mark McPherson, el detective encargado del caso. Andrews no es el mejor actor de su generación, pero a mí me encanta desde que lo vi en Los mejores años de nuestra vida. En esta película se mete en la piel de un policía casi impasible que, a pesar de su hermetismo y aparente insensibilidad, se va sintiendo cada vez más fascinado por Laura, una Laura que él crea en su mente con los retazos de lo que ve y oye sobre ella. Es muy significativo cuando, en la habitación de la muchacha, toca sus vestidos y huele su perfume para saber cómo vestía y olía, devolviéndola así a la vida en su fantasía.


     Vincent Price es Shelby Carpenter, el prometido de Laura. En él hay una confusa ambigüedad que lo señala como posible asesino. Es muy destacable su rivalidad con Waldo y las chispas que saltan cada vez que están juntos, lo que se refleja en ingeniosos diálogos.
    
     Estos son los tres hombres enamorados de un modo u otro de Laura, interpretada por Gene Tierney. Sobre ella prefiero no decir nada y que descubráis vosotros mismos si merecía esa idealización.

  Por último, quiero mencionar también a Judith Anderson, la otra conexión de esta producción con Rebeca. Seguro que todos los que han visto ese filme recuerdan a la señora Danvers.

     No deja de ser llamativo que una película con tan pocos actores y escenarios tenga la calidad que tiene Laura. No estaría mal que el cine de hoy echara una mirada al pasado de vez en cuando.


Puntuación: 4'5 (sobre 5)

10 comentarios:

  1. Ya está.
    Ya sé cuál será la próxima película que vea. Esta.

    Me ha encantado tu reseña; siempre me gustan, pero quizá esta más porque me has convencido totalmente para ver esta película (y porque toda mención a "Rebeca" ya me conquista por completo jaja

    ¡Un saludo! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Iratxe, estoy prácticamente convencida de que te va a gustar, pero para bien o para mal no olvides compartir tu opinión, que ahora tengo curiosidad por saber qué te parece.
      Rebeca es una de mis pelis clásicas favoritas.
      Besos.

      Eliminar
  2. Hola!
    No conocía esta película, pero me ha llamado mucho la atención. 'Rebeca' encantó, así que ésta no tiene por qué ser una mala elección. Me la llevo bien apuntadita. :) Gracias por la recomendación!
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo esta la tenía pendiente desde hace tiempo, pero como no soy mucho del cine negro, la he ido dejando, y ahora que la he visto, me arrepiento de no haberlo hecho antes. Me ha encantado.
      Besotes.

      Eliminar
  3. Me cuesta mucho el cine en blanco y negro. Aunque la peli sea buena, termino cansándome y nunca la acabo de ver. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues nada, también hay cine actual que merece la pena.
      Besos.

      Eliminar
  4. Bravo por esta reseña!! qué gran película!! y coincido contigo Dana Andrews me ganó desde 'Los mejores años de nuestra vida'. Tenía algo que le hacía especial y en esta peli, el papel le viene genial. Me encanta cuando están hablando de mujeres y de enamorarse y dice "una me sacó un abrigo de pieles una vez". Un auténtico peliculón!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, jajaja, a mí también me encantó esa escena. Qué seco es McPherson, pero Dana Andrews le da un toque que gusta. Tengo que seguir descubriendo pelis suyas.
      Besotes.

      Eliminar
  5. Cuando era pequeña, soñaba con ser como Gene Tierney, me parecía tan guapa. Cuando ya fue más mayor y pude disfrutar de esa maravilla de película, pasó a ocupar un lugar especial en mi lista de pelis favoritas. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo a Gene la descubrí en El fantasma y la señora Muir. No es de mis actrices favoritas, pero casi todas las películas que he visto de ella me han gustado.
      Un abrazo.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...