Natsu no koi wa nijiiro ni kagayaku (El amor de verano brilla como el arcoíris)

16/03/2014


                         Estreno: 2010                                                        Género: Drama, romance
                         Cadena: Fuji TV                                                    Episodios: 10
                                               Duración por episodio: 47' aprox.



¿De qué va?:

    Kusunoki Taiga es un joven actor que, sin pretenderlo, vive a la sombra de su padre, uno de los intérpretes más famosos de Japón. La comparación entre ambos siempre perjudica a Taiga, ya que parece no haber heredado el talento de su progenitor. Por ello, sólo consigue papeles de escasa importancia. Sin embargo, a pesar de su frustración y de las burlas, se niega a abandonar su sueño.
     Por caprichos del destino conoce a Kitamura Shiori, una mujer algo mayor que él. Shiori vive con su hija pequeña, pero anclada en un pasado del que no logra escapar. Su forma de ser y el modo en que afronta la existencia suponen un enorme impacto para Taiga. 
¿Qué opino yo? (Sin destripes):

     Hacía muchísimo tiempo, años ya, que no veía series japonesas, y traer la reseña de una al blog es algo diferente de lo que he venido haciendo en este espacio hasta ahora, ya que me he centrado más en producciones occidentales, pero el caso es que he terminado enamorada de ésta y me he dicho que por qué no reseñarla si merece tener su hueco. El título es tan largo que asusta, pero está subtitulada en nuestro idioma y es fácil de encontrar.

     En España, lamentablemente, no estamos muy familiarizados con las culturas orientales, pero quizás muchas cosas cambiarían si les diéramos una oportunidad a producciones como ésta, conocidas en Japón con el nombre de “dorama” (pronunciación japonesa de “drama”). Muchos prejuicios desaparecerían



     Como sucede por estos lares, hay series de todos los géneros, y ésta en concreto es una historia de amor y superación. El argumento es bastante sencillo, pero su desarrollo está muy bien planteado, de manera que emociona, intriga y entretiene a partes iguales. Los diez capítulos giran en torno a las vivencias y sentimientos de varias personas, sin ningún tipo de artificio ni excentricidades. Todo lo que se desarrolla puede resultar cercano, tierno y familiar, a pesar de ser la japonesa una sociedad distinta a la nuestra. Es precisamente esa sencillez y la humanidad que se desprende lo que me ha atrapado.

    El primer episodio me dejó algo fría, pensando que no me iba a gustar, pero a partir del segundo 
no he podido dejar de verla. Los dos protagonistas son un completo acierto. Jun Matsumoto, el actor que hace de Taiga, no es lo que por aquí se considera un hombre atractivo (aunque en su país sí que lo es). Es más bien bajo, muy delgado y con rasgos poco masculinos según la visión occidental, pero sabe transmitir perfectamente cada emoción, y poco a poco es inevitable encariñarse con Taiga, un encanto de personaje.

     Al principio parece un joven inmaduro, un actor pésimo que se queja de su mala suerte en vez de esforzarse por cambiarla. A raíz de su encuentro con Shiori, la única que es capaz de decirle la verdad a la cara sobre sí mismo, todo cambia para él. Empieza a comprender sus debilidades y a luchar para combatirlas, y ésta es una de las cosas que más me han gustado: no hay milagros en esta serie; si él es un mal actor, no va a conseguir un papel por arte de magia. Tiene que trabajar muy duro, y no siempre con una alta recompensa, sino con pequeñísimos logros que contribuyen al toque realista del dorama. 



     Jun consigue algo que me encanta ver en un intérprete, y es transmitir con la mirada. Además, Taiga es un chico que todo lo siente intensamente, y así su enamoramiento lo lleva a saltar de felicidad por la calle o a sumirse en profundas reflexiones, ya que el hecho de amar a una mujer mayor que él con una hija le obliga a madurar en todos los sentidos, aunque sin perder el toque infantil que le hace tan entrañable.

     La relación de Taiga con sus compañeros también es destacable. Sólo tiene un amigo de la infancia, que al igual que él pretende ser actor y es conocido por tener un familiar famoso. Ambos se apoyan desde pequeños, y más adelante se suma a ellos el enemigo de Taiga, otro joven que a priori odia a nuestro protagonista por considerarlo su rival interpretativo. Los tres dan lugar a momentos muy simpáticos.

     Shiori, por su parte, también es un personaje complejo. La idea de experimentar el amor es impensable para ella y su propósito es tener una existencia sencilla junto a Umi, su hija. Taiga llega a su vida como un torbellino, con su entusiasmo, su vitalidad, su esfuerzo y amándola incondicionalmente, estando a su lado incluso aunque ella no quiera dejarle entrar en su corazón. Además, él no es el único hombre interesado en ella. 


     Shiori debe decidir si vive del pasado o si abre una puerta al futuro, y tiene que tener en cuenta si su hija acepta su decisión, sea la que sea. 


     La historia de amor que vemos aquí es profunda y pura, pero no cae en la cursilería (a pesar del título), algo que agradezco. Se aleja de lo ñoño y lo pasteloso, aunque sea muy romántica. También, como se extrae de lo que he dicho, el crecimiento personal está patente. No sólo Taiga necesita madurar, sino que Shiori, una mujer aparentemente realizada, inteligente y madura, debe redescubrir la vida de nuevo. 



     La verdad, no sé si alguien que lea esta entrada le dará una oportunidad a este drama, pero a mí me ha encantado, así que no puedo dejar de recomendarlo. Además, es corto, sólo tiene diez episodios. Quizás al principio el idioma suene raro para quien no está acostumbrado, pero Japón tiene series tan buenas como cualquiera que pueda provenir de EE.UU. o Inglaterra.


Puntuación: 5 (sobre 5)

12 comentarios:

  1. No he visto ninguna serie japonesa, pero como fan de esa cultura, me apunto ésta para que no se me escape.
    Gracias.
    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ésta es buenísima para empezar. Ya ves, yo estoy tan entusiasmada con ella que ahora me da miedo no encontrar otra que me guste tanto.
      ¡Besotes!

      Eliminar
  2. Eres un crack, ¿dónde encuentras estas series? Después de leerte, me has despertado la curiosidad. Imagino que la podré encontrar en Internet. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje, gracias, aunque no es difícil encontrar estas cosas. Puse "dorama online" en Google y en la primera página que me salió busqué esta serie, porque ya había oído hablar de ella y tenía ganas de verla. Es bonita, bonita ^^. Aunque tampoco quiero crear muchas expectativas, que seguramente habrá a quien no le guste tanto.
      Un besote.

      Eliminar
  3. No te puedes ni imaginar la ilusión que me ha hecho leer tu entrada. Si antes ya te seguía, ahora me hago mega fan y te hago hasta la ola. Resulta que he descubierto el mundo de los doramas hace poco más de un mes pero me tiene absorbida por completo. Te cuento: me topé de casualidad con el anime "itazura na kiss" en youtube y me encantó. A raíz de investigar descubrí que en el mundo asiático se hacen muchos doramas de los animes y mangas y es así como vi la versión tailandesa, la japonesa y la coreana del anime, todo eso en un par de días. Sin duda los que más me gustan a mi son los k-dramas, que son los coreanos porque me parecen mejores actores y las historias más actuales. A raíz de eso vi "you are beautiful", que es la versión coreana de "hana yori dango" en Japón y me enamoré completamente del actor coreano Jang Keun Suk, en un mes he visto todos sus dramas, por cierto te recomiendo todos y cada uno de ellos. Y ahí ando, con mis 35 añazos como una niña de 15. Estoy súper contenta sobre todo porque he abierto la mente a otras culturas que antes me eran indiferentes así que te felicito por incluir entradas sobre doramas y creo que es algo muy positivo ya que hay un gran público que los sigue, sobre todo en America Latina porque parece que allí en los canales de tv los emiten doblados.
    Lo dicho, felicidades por la entrada. Buscaré el dorama del que hablas porque además me gusta mucho Matsumoto.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro un montón de que te haya gustado la entrada ^^. A mí me atrae mucho la cultura japonesa, pero es verdad que son los k-drama los que están pegando más fuerte. Es impresionante la cantidad de gente que los sigue, aunque aquí todavía somos bastante cerrados con estas cosas. No veo yo a ninguna cadena española doblando series asiáticas. Si se les diera la oportunidad, a muchas personas les encantarían, estoy segura.
      A Matsumoto lo descubrí en Hana yori dango, y desde entonces he visto tres doramas de él, y ahora estoy viendo otros dos. Me encanta cómo actúa este chico.
      De los k-dramas hace tiempo que vi algunos, Full House, My name is Kim Sam Soon...
      Es una pena que los prejuicios estén tan arraigados. En este país parece que todo lo que venga de Asia es de "los chinos esos", y no se le da la oportunidad. A ver si con el tiempo vamos abriendo más la mente.
      A mí lo que me gustaría es que se viera que son series normales y corrientes, que cuentan historias de todo tipo y dejan entrever la cultura de cada país, lo mismo que hacen las series americanas y las inglesas.
      Un besote, ¡y a seguir disfrutando!

      Eliminar
  4. Ala, no sabía que también te gustaban los doramas, Seri!!! A mí me encantan, pero al igual que tú hace mucho que no veo ninguno, así que creo que éste sería una propuesta excelente para retomarlos :)

    Tomo buena nota de tu recomendación. Muchas gracias por compartir tu opinión con nosotros, Seri ;)

    Besos de colores!!!

    ResponderEliminar
  5. Yo me estoy reenganchando gracias a éste. Vi algunos hace tiempo, pero es algo que dejé abandonado, la verdad, y ahora estoy redescubriendo este mundillo.
    Un besote, Fawn.

    ResponderEliminar
  6. Después de leer tu entrada me picó la curiosidad por ver la serie y me he visto tres capítulos. Es entretenida, tiene momentos divertidos (como cuando Taiga se queda colgando en el árbol) y lo cierto es que me está gustando.
    Gracias por descubrirme esta serie, un besín.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Samarkanda, qué me alegro de que te esté gustando! Taiga es un poco payasete; me encanta su "momento Doraemon". Yo estoy descubriendo ahora otros doramas de géneros muy distintos, unos mejores y otros peores.
      Un besote.

      Eliminar
  7. ¡Esta serie es la que te decía! Me apetece mucho verla, no tengo mucha experiencia con series japonesas y me gustaría expandir un poco mis gustos. Esta ya la tengo bien apuntadita para descargarla pronto. Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que te guste, Rebeca. Las costumbres son diferentes, pero después de todo los sentimientos como el amor, el miedo, la tristeza o la alegría son universales.
      Besotes, y gracias a ti.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...