When calls the heart (Especial de Navidad, 2016)

23/07/2017


                       Estreno: 2016                                                   Género: Vida rural, romance
                       Cadena: Hallmark                                          Duración: 84' aprox.
                                                      Especial de Navidad (4x01)


¿De qué va?:

    Tras el desastre que afectó a varias familias en los alrededores de Hope Valley, los habitantes del pueblo continúan ayudando a los damnificados. Con la Navidad presente, Elizabeth, Jack y los demás, tratan de esforzarse para hacerles la fiesta lo más agradable posible. En medio de los preparativos, un extraño mercader llega de forma inesperada.

  
¿Qué opino yo? (Con destripes de las temporadas anteriores):

    Siento haber tardado tanto en traer esta reseña, pero la falta de tiempo, de motivación para escribir en el blog y la larga duración del capítulo, que ha hecho que tardara en verlo, han sido las causas.

    Realmente cualquier momento es bueno para ver una serie que reconforta, devuelve las ganas de creer en la especie humana y reaviva la fuerza para buscar salidas frente a las adversidades. When calls the heart conmueve, llega a lo más profundo de nosotros y saca a la luz muchos buenos sentimientos que no siempre dejamos ver, y todo eso se potencia en los especiales de Navidad. 

    Es esta una producción que no olvida nunca los vaivenes de la vida, aunque prefiera destacar todo aquello que hace que merezca la pena vivirla. En este capítulo especial se añade un toque mágico, como corresponde a esta época del año, pero no fantasioso. Simplemente se pone de relieve la magia que puede haber en las acciones cotidianas, esas que están al alcance de todos y que a veces no hacemos por desconocimiento de lo necesarias que son o por dejadez. 

    En Hope Valley la gente siempre está dispuesta a echarse una mano, pero a veces no sabe bien cómo hacerlo o no es consciente de la ayuda que puede prestar a otros. El señor Bailey es el personaje que marca la diferencia en este especial. Es una suerte de Papá Noel sin poderes sobrenaturales. Su don es saber qué necesitan los demás y tener siempre la palabra justa para que conecten unos con otros o, simplemente, consigo mismos. Deja un conjunto de sabias frases que, en última instancia, están dirigidas al espectador, no sólo para que se imbuya del espíritu de la serie y de la Navidad, sino para que le sirvan como apoyo en su día a día. 

    Es muy fácil pensar que esta es una serie edulcorada, muy blanca y poco realista. No voy a negar que es muy dulce, pero jamás se aleja de ninguna de las caras de la realidad. Hay muchos ejemplos en este especial. Para empezar está esa mujer que ha perdido a su marido en un desastre natural y huye del pueblo con su hijo porque todo le recuerda a él. Es una tragedia, como ocurren muchas cada día, pero este capítulo nos muestra que ante cada suceso, bueno o malo, siempre hay distintas opciones. ¿Por qué elegir la peor? En esta trama tiene mucha participación el pastor Hogan. Me encanta verlo tan integrado en el pueblo y que se presente como una auténtica muestra de que todo el mundo puede llegar a perderse y olvidar la esperanza, pero también de que es posible recuperarla. Quizá, como sucede aquí, un gesto amigo o un recuerdo olvidado nos lleve hasta ella. 

    Ahí está también Abigail, luchando como siempre desde que la conocimos, afrontando su nuevo cargo como alcaldesa mientras trata de sacar adelante su querido café. Ella también necesita ayuda y la recibe, al mismo tiempo que se la ofrece a quien menos esperamos y quien, hablando con dureza, probablemente sea quien menos la merezca. 

    En todo ello y otras historias por el estilo está la magia de la que hablo. Como veis, nada descabellado ni fuera de la lógica. 


    La nota cómica la ponen, como desde hace tiempo, Rosemary y Lee, pero, igual que sucede al final de la tercera temporada, nos dejan una valiosa enseñanza: que el matrimonio es un trabajo de dos y el egoísmo no tiene cabida ni razón de ser en él. Pensándolo detenidamente, quizá sea Rosemary el personaje que más ha evolucionado. Los demás tienen una personalidad muy definida y suelen permanecer fijos en ella, pero esta excéntrica e «insoportable» actriz ha aprendido muchas lecciones desde su llegada al pueblo e, incluso, es capaz de llegar a olvidarse de sí misma para hacer cosas por él. Poco a poco, ella y su recién estrenado (y paciente) marido se están convirtiendo en mis personajes favoritos, ya que aunque Elizabeth y Jack me gustan muchísimo, son más clásicos, calmados y, por qué no decirlo, insípidos. A ver si en la cuarta temporada les dan un poco de vidilla, porque me da la impresión de que se han quedado algo estancados. De hecho, ya hace bastante que dejaron de ser los protagonistas absolutos y, a veces, en este especial hay historias a su alrededor más interesantes. Con todo, siguen siendo los que nos regalan los momentos más románticos y tiernos. 


    La mayoría de los personajes nuevos, salvo Clara (que sobra bastante), se han adaptado muy bien. Igual que en el capítulo navideño anterior, Cody vuelve a protagonizar escenas muy emotivas y, en esta ocasión, sus actos dejan al descubierto un verdadero espíritu navideño. No sabía cómo iba a encajar en la vida de Abigail, pero finalmente su presencia ha sido un acierto. 

    Sé que me voy a repetir, pero echo tanto de menos el estilismo de la primera temporada. No me acabo de acostumbrar a estos peinados, vestidos y abrigos que me alejan de la época. ¿No os pasa también?

    Bueno, como ya sabréis, cada especial de Navidad es el episodio inicial de cada temporada, así que, por mi parte, ahora toca disfrutar de la cuarta completa. ¿La habéis visto ya? 

Puntuación: 5 (sobre 5)

4 comentarios:

  1. Respuestas
    1. No, es después de la temporada 3, antes de la 4. Todavía no he visto la 4, por eso no está en el blog.

      Eliminar
  2. donde encuentro este especial? de navidad antes de la 4 temporada.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...