Salvemos la Venta de los Gatos

07/07/2014

     Hace ya un tiempo os hablé en una entrada sobre la Venta de los Gatos, un lugar estrechamente relacionado con Gustavo Adolfo Bécquer. En Sevilla, una ciudad que no ha cuidado su patrimonio arquitectónico, esta pequeña y destartalada construcción permanece en pie contra todo pronóstico, pero es inevitable pensar que su fin se va acercando cada vez más rápido.

     En ella Gustavo situó una de sus narraciones más bellas. Nos habló de los cambios que vivió el lugar, de la alegría que emanaba en un principio y de cómo poco a poco fue cayendo en desgracia. Seguramente no podría ni imaginarse cómo perviviría durante tanto tiempo, ya no rodeada de campo, sino de múltiples edificios, olvidada e incluso despreciada. Algunas voces se han alzado pidiendo su derribo, aunque éste fuera otro varapalo más para Sevilla. ¿Qué más da que sea uno de los pocos lugares que queden aquí en los que los ojos del autor se posaron? ¿Qué importa que su mano lo llevara al papel para que generaciones venideras pudiéramos saber cómo era en su época ese pedacito de historia que nos queda? 

     Hay gente que parece no ser consciente de su importancia, aunque en una sociedad en la que prima la superficialidad y el materialismo no me sorprende que muchos no vean en la venta más que un estorbo, una casita inútil y fea.


     Incluso las autoridades políticas del lugar se han olvidado de ella. No le otorgan importancia alguna. Sin embargo, algunos aún saben ver más allá, miran con unos ojos más unidos al corazón y la mente que a los intereses económicos y estéticos. Por eso, en Charge.org se ha abierto una petición para apelar a todas esas personas que tienen sensibilidad artística y apego por la historia y las letras. Es un intento desesperado para salvar esta venta. Quizás aún podamos conseguirlo. No importa de qué lugar seamos, porque la Literatura, como todas las artes, es universal. Os dejo el enlace por si tenéis a bien firmar:


9 comentarios:

  1. Es una pena. Mi ciudad actualmente no tiene mucho patrimonio histórico porque se lo han cargado. Así, porque molestaba esa puerta árabe para construir una carretera, o porque ese trozo de muralla estorba en medio de una plaza. Te podría decir montones de ejemplos. En fin, se me pone mala leche con estas cosas.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece que esta dejadez y desprecio por lo propio es común en muchas ciudades de España. Es una lástima.
      Un besote.

      Eliminar
  2. Soy de Sevilla, y fíjate si está olvidada dicha venta, que no tenía ni idea de su existencia. Y eso que no soy completamente indiferente en lo que a Bécquer se refiere. He ido varias veces a su tumba en la Facultad de Bellas Artes y la próxima vez que vaya quiero dejarle algún texto mío.
    El caso, que me embrollo: ya he firmado y compartido en Facebook.
    ¡Un beso y gracias por informar!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias a ti por firmar y compartir! Yo cuando puedo también hago alguna visita a la tumba, pero me gusta más ver su retrato en el Museo de Bellas Artes.
      Me encanta que haya tanta gente a la que Bécquer le apasiona.
      Un besote.

      Eliminar
  3. No sé que ha pasado con mi respuesta de días atrás: los duendes de goggle, supongo. No importa, la firma está hecha. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, Marisa, no me ha aparecido ningún comentario antes de éste. Lo siento mucho. Será Blogger haciendo de las suyas.
      Muchas gracias por firmar, eso es lo que más cuenta.
      Un besote.

      Eliminar
  4. ¡¡Qué lástima!! Muy menudo nos quedamos lejos de aprovechar el tiempo y cuidar lo que nos rodea. Quizá es desconocimiento, pero causa dolor que no se escuche...que no se lea. Por otro lado, no sé si sabíais que bastan cincuenta años para que algo que no es histórico lo acabe siendo.
    Bueno, creo que en ocasiones no queda más remedio que respetar lo nuevo, pero este no es el caso...
    Me pasearé para firmar. Aún no conozco Sevilla, ni he paseado por los relatos de Becquer...quizá algún día, en invierno, me decida.
    Un beso grande!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabía lo de los 50 años, pero esta venta tiene un dueño particular que la ha heredado generación tras generación, así que no sé si se puede aplicar. Después de usarla mucho tiempo como aparcamiento de motos, la cerró definitivamente, y ahora la ha puesto en venta a un precio desorbitado que nadie puede pagar.

      Si te pasas por Sevilla, serás muy bien recibida, pero el mejor tiempo es el otoño ;-), sin tanto calor como ahora ni frío.
      Besotes.

      Eliminar
  5. Hola Seri!!
    Tienes dos premios en mi blog, ojala puedas pasarte.
    http://aleteaysumundo.blogspot.com.es/2014/07/premios-liebster-awards-iii-y-iv-y.html
    Besos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...