La Regenta

27/12/2015

     La Regenta, considerada la obra cumbre de la novela española del siglo XIX, se publicó por primera vez en dos tomos en 1884 y 1885. Se trata de una obra tan polémica que su difusión se vio truncada a nivel nacional y, consecuentemente, internacional. Las primeras traducciones no se realizaron hasta pasada la mitad del siglo XX.
    En España, algunas de las ediciones más destacables que pueden adquirirse hoy son las siguientes:
- Cátedra (dos volúmenes, 12'50 euros cada uno, 776 páginas el primero y 704 el segundo).
- Alianza Editorial (un tomo, 14'90 euros, 1024 páginas).
- Penguin Clásicos (un tomo, 13'95 euros, 1024 páginas).
     La historia ha sido llevada al cine, concretamente en 1974, y a la televisión en una miniserie de 1995. También existe una novela gráfica realizada por Isaac del Rivero.

¿De qué va?: 

     Tras la muerte de su padre, Ana Ozores queda al cuidado de sus únicos parientes vivos, sus tías. Bajo la atenta mirada de la ciudad de Vetusta, que la observa con admiración por su belleza y con recelo por sus orígenes, la joven va moldeando una personalidad compleja.
    Cuando es empujada por sus tías hacia el matrimonio, Ana escoge el que cree el menor de los males, Víctor Quintanar, un hombre muchísimo mayor que ella. Sin embargo, la vida con él no satisface las necesidades de la muchacha y todo se complica cuando Álvaro Mesía, el donjuán de Vetusta, pretende sumarla a sus conquistas, pero, sobre todo, cuando Fermín de Pas, canónigo y Magistral, se cruza en su camino.


¿Qué opino yo? (Sin destripes): 
     
   En esta sociedad consumista nos estamos acostumbrando con velocidad trepidante a todo lo rápido y efímero. Los contratos de trabajo temporales, los móviles y aparatos que despreciamos en cuanto se nos antojan otros, la comida basura, la literatura rápida… No es de extrañar que los casos de estrés y ansiedad estén a la orden del día. Nuestra adaptación a la cultura de lo desechable y lo fugaz es tan pasmosa, estamos tan familiarizados con ella, que cuando algo nos requiere detenimiento y reflexión, lo consideramos aburrido. Así encuentro, no sin poder dejar de sorprenderme, que muchas personas rehúsan acercarse a un clásico como La Regenta tildándolo de soporífero. Alegan que el autor se pierde en descripciones eternas y pormenorizadas, como si ese fuera un defecto imperdonable. No obstante, una descripción bien hecha es como el mejor cuadro de un gran pintor. Después de todo, un buen escritor es el que pinta con las palabras y un buen lector es el que sabe reconocerlo. 


    «Ya había salido la luna, que parecía ir rodando sobre el tejado de enfrente. La calle estaba desierta, la noche fresca; se respiraba bien; los rayos pálidos de la luna y los soplos suaves del aire le parecieron caricias. "¡Qué cosas tan nuevas, o, mejor, tan antiguas, tan antiguas y tan olvidadas estaba sintiendo!"...».
«



    
    Es cierto que las descripciones son abundantes en la novela, como también lo son la narración y el monólogo interior, en detrimento del diálogo. Sin embargo, he visto críticas que exponen que Clarín dedica un número considerable de páginas a describir, por ejemplo, un ladrillo, y quiero matizar que no es así. Las descripciones son detalladas aunque precisas, no excesivamente extensas; no se pierden en detalles vacuos ni se alargan sin necesidad.

     También se habla de la lentitud de la obra, y, nuevamente, en este caso no puede entenderse como algo negativo. Hay que tener en cuenta que no estamos ante un libro de acción, sino de personajes y detalles, de costumbres y tradiciones. La Regenta es un intenso análisis psicológico y social de los moradores de la Oviedo, y por tanto de España, de finales del XIX, aunque de enorme vigencia aún hoy. El texto se construye a través de las rutinas cotidianas y pensamientos de infinidad de personajes. No los he contado, pero Wikipedia nos informa de que entre las páginas viven más de cien personajes, y yo me lo creo. Clarín presta atención a todos ellos para construir un mundo vivo, un espectáculo de pasiones humanas, hipocresía, mezquindad… ante los cuales el lector no puede sentirse como un mero observador, sino en medio de esa colmena que bulle, analizando las luchas internas y externas de cada miembro de ella, arrastrado por una amalgama de emociones poderosas.





«En los pueblos donde pocas veces se tienen espectáculos gratuitos, lo es y más interesante el de contemplarse mutuamente».


     Sin necesidad de recurrir al lenguaje vulgar, a una exhibición impúdica de bajezas morales ni al detalle explícito de las aventuras de alcoba, La Regenta resulta una obra cargada de erotismo. La ciudad en sí es una casa de acogida de juegos carnales en la que los participantes se entremezclan sin recato. No se censura que la piel llame a la piel mientras no se convierta en asunto de trascendencia pública. En cambio, sí hay un ataque a la virtud, porque en Vetusta no hay lugar para la diferencia. Ese es uno de los problemas de Ana Ozores: las sonrisas de los vetustenses se le brindan por su posición, pero la superioridad de su virtud intacta no se le perdona, se le envidia, y la envidia va de la mano con la maldad. Se desea y se procura la caída en desgracia de Ana.

     Otro aspecto sorprendente es que el autor haya escogido como posible elemento tentador al personaje más simple de toda la novela, un galán de tres al cuarto, un seductor sin escrúpulos, un crápula, Álvaro Mesía. Con cada una de sus intervenciones va fijando ante nuestros ojos su carácter ruin y deleznable, pero hay tres elementos que juegan a su favor: su paciencia, la ingenuidad de Ana y la voluntad persistente de sus compinches.


     Diametralmente opuesto es Fermín de Pas, un personaje complejo y sumamente interesante. Fermín es canónigo y, por tanto, está prohibido para cualquier mujer. Además, es un hombre atractivo, fuerte y poderoso, combinación peligrosa. Algunos de los fragmentos que el autor le dedica manifiestan su voluptuosidad. No obstante, también es ambicioso, manipulador y vanidoso. A lo largo de toda la obra he sentido por él una mezcla de fascinación y repugnancia. Creo que, habitualmente, lectores y críticos solemos quedarnos con los rasgos negativos de Fermín por lo mucho que destacan, pero, sin embargo, es un personaje que ama auténticamente, aunque no sepa hacerlo bien. Cuando se convierte en el confesor de Ana, vislumbra en ella un alma capaz de redimirlo. Él mismo reflexiona en algunos momentos sobre su falsedad y su maldad y muestra el anhelo de un cambio.

     La propia Ana Ozores es otro reflejo de modernidad del libro, ya que la joven sufre males que, desgraciadamente, están a la orden del día. Una ingente cantidad de páginas está destinada a desplegar los distintos estados de ánimo y de salud de la Regenta. No es necesario ser psicólogo para comprender que sufre ataques de ansiedad y síntomas de depresión. Su volubilidad es continua, lo que ha llevado a algunos expertos, según un reportaje que tuve ocasión de ver, a hablar incluso de bipolaridad. 


     En ella, las influencias externas son muy poderosas. Una infancia difícil, la carencia de amor y el trato con una sociedad a la que considera muy inferior suponen el origen de sus desgracias. El misticismo y el deseo sexual se entremezclan en Ana.

     La Regenta fue un escándalo ya en su época y continuó siéndolo en otras posteriores. Cuando se publicó, llegó a ser criticada por el Obispo de Oviedo, lo que no es de extrañar, ya que el juicio negativo contra algunos sectores del clero es evidente. También se dice que algunos ovetenses se vieron reconocidos en determinados personajes, lo que no gustó mucho. Durante la dictadura franquista se consideró un texto peligroso por inmoral y anticlerical. Huelga decir que sufrió censura.

     
     Para concluir quería realizar una comparación con otras dos novelas clásicas que van en la misma línea y dar mi opinión sobre por qué La Regenta, muy injustamente, no ha alcanzado la misma fama, pero tendría que poner spoilers, así que me temo que no podré hacerlo.

     Contadme, ¿lo habéis leído? Y si no, ¿será burlada Ana por Álvaro? ¿Vivirá un romance prohibido con Fermín? ¿Se mantendrá fiel a su esposo? Ya sabéis dónde encontrar las respuestas.


Puntuación: 5 (sobre 5)

10 comentarios:

  1. No puedo estar más de acuerdo contigo en todo; hacía mucho que no leía un análisis tan excelente de este libro: ¿aburrido?, ¿lento?, ¿la descripción de un ladrillo?
    Hace algunos años que la reeeeleí y, jamás hubiera dicho todo eso de La Regenta. Hubiera imaginado rechazo porque la historia les resultara desfasada, porque no interese la descripción perfecta de aquella sociedad, pero ¿lenta?, ¿aburrida? Pero si tiene golpes cómicos increíbles, describiendo por ejemplo a ese matrimonio de nuevos ricos que llega a la capital a disfrutar del arte y de la "pátina" de las obras.
    Tus reflexiones del principio no pueden ser más ciertas: si me tengo que detener a pensar, a sentir y a conocer... no me interesa, para mí algo rapidito que no me haga razonar demasiado.
    Allá ellos, no saben lo que se pierden.
    Feliz Navidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué razón tienes con lo de los golpes cómicos, Marisa. Lo que me pude reír con esa pareja... sobre todo con el marido.
      ¡Feliz Navidad a ti también!

      Eliminar
  2. No la he leído entera, pero espero poder hacerlo algún día. Es uno de esos libros que me llama desde hace mucho tiempo. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una obra maestra que ningún buen lector debe dejar pasar.
      Besotes.

      Eliminar
  3. ¡Muy buena reseña! ¡Me ha gustado un montón tu blog! Me da gusto haber encontrado un blog tan completo y bien hecho. Actualmente, la mayoría de los blogs contienen sólo reseñas sobre libros juveniles y no es que tenga nada en contra de ellos, pero... prefiero la literatura clásica.
    Me han dado muchas ganas de leer el libro y pues...¡yo sí quiero que hagas spoliers! Me he quedado con la duda del porqué Regenta no alcanzó la misma fama que las otras dos novelas con las que la ibas a comparar. (Supongo que hablarás de Ana Karenina y Madam Bovary¿cierto?) Quizá podrías hacer otra entrada haciendo ese análisis e informar al inicio que contendrá spoilers. Pero, bueno es sólo una sugerencia.
    De verdad, muchas gracias por crear un blog tan bello! :')

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Karla! Muchas gracias por tus palabras. Son comentarios como el tuyo los que animan a seguir por aquí. Ya verás que este es un blog muy variado, hay entradas que gustan más y otras, menos, pero los clásicos, además de otras cosas, siempre están presentes.
      En cuanto a los dos libros que mencionas, esos son a los que me refería. No es mala idea la que propones. Quizás un día me anime y la haga, teniendo en cuenta que tendría que destripar los tres libros.
      Besos.

      Eliminar
  4. Tu reseña, además de ser completísima, ha sido un soplo de aire fresco en mi alma. Coincido contigo en todo y ruego se vuelva a dedicar tiempo y atención a la lectura. Que es eso lo que nos enriqece
    Las novelas "fáciles", están buenas para las vacaciones. No despreciemos más la novela de contenido. Sea un clásico o no, que las hay actuales muy buenas. Una vez más, 10 puntos para tu reseña.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Adriana.
      Lamentablemente, hoy por hoy hay mucho miedo a los clásicos y a las novelas más densas. Vamos a lo fácil y no sabemos lo que nos estamos perdiendo.
      Saludos.

      Eliminar
  5. La Regenta es uno de mis eternos clásicos pendientes. Aunque miedo, ninguno. Al contrario, me muero de ganas, y me encantan las lecturas pausadas y que piden tiempo y ganas. Madame Bovary es uno de mis libros favoritos y hace poco he leído Anna Karenina y también me ha gustado mucho, así que de los tres que has comentado sólo me queda éste.
    Me encanta tu blog, tiene algo distinto que me gusta. Me quedo chafardeando ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Hache C.! Bienvenida a este rinconcito. Espero que te sientas a gusto en él.
      La Regenta es una maravilla y tiene uno de los personajes masculinos más fascinantes que he conocido. Si has disfrutado con Anna Karenina y Madame Bovary, este te va a encantar. A mí me dejó una resaca literaria importante. Espero poder conocer tu opinión cuando lo leas.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...