Juanita la Larga

11/11/2013

     Juanita la Larga es una de las últimas novelas de Juan Valera. Vio la luz por primera vez en 1895, cuando el escritor contaba ya con setenta años. Son muchas las editoriales que la han publicado en España. En la actualidad, dos de las ediciones que podemos encontrar a mejor precio son la de Alianza, que está a la venta por 11'50 euros y cuenta con 280 páginas, y la de Akal, con 448 páginas por 10'70 euros.

¿De qué va?:
     
     En el pueblo de Villalegre don Paco es uno de los hombres de más elevada posición. A sus cincuenta y tres años es respetado por todos y requerido para las tareas de más importancia por su cualificación. Viudo desde hace más de dos décadas, ve cómo la vida que se ha labrado se tambalea cuando se enamora perdidamente de una joven de diecisiete años, Juanita, muy distante a él no sólo en edad, sino también por las circunstancias que marcaron su nacimiento y por su clase humilde.


¿Qué opino yo?  (Sin destripes): 

    Juanita la Larga es un retrato colorista y vívido de una sociedad pueblerina de la Andalucía de mediados del siglo XIX. Valera nos la presenta como un reflejo de sus recuerdos de niñez, envuelta en un halo bucólico y en parte idealizada, ya que nos describe un pueblo en continua ebullición, con fiestas locales habituales y una estrecha relación entre todos sus habitantes. No obstante, el carácter intrínseco real de muchos municipios se recoge en la obra, y el autor da muestras de conocerlo bien: la hipocresía imperante, el qué dirán, el buen o mal nombre de las familias, etcétera.

     En la novela se le concede a esta localidad el nombre de Villalegre, y en ella se ha querido ver un reflejo de los lugares en los que Valera habitó en su infancia, Doña Mencía o Cabra, pueblos cordobeses.


     De entrada, el argumento llama la atención porque lo que se nos plantea es el enamoramiento de un hombre de cincuenta y tres años de una muchacha de diecisiete. Sin embargo, resulta mucho más llamativo que la diferencia de edad no sea lo que preocupe entre los vecinos de los protagonistas, sino la brecha existente entre la clase social de don Paco y la de Juanita y el origen de la joven, ilícito según la visión del momento, ya que es fruto de los amores de juventud de su madre.

     Don Paco se nos presenta como un hombre aún con cierto atractivo, culto y con un alto prestigio en la zona. Pese a sus años, su atracción por Juanita rejuvenece su actitud y, dejando de lado la prudencia que le es característica, se debate entre ceder a sus pasiones o tratar de aceptar que un amor como ése es a todas luces imposible.

     Por su parte, Juanita es una belleza, resuelta, orgullosa y fuerte. Despierta muchas envidias, y lo que es tomado por las gentes del pueblocomo un comportamiento desafiante y descocado la lleva a tener muchos disgustos. Don Paco parece ser el único que la respeta por como es, independientemente del origen de su nacimiento o de las malas lenguas.

     Juanita muestra su dignidad en muchas ocasiones, colocándose a veces en un plano mental por encima de personajes de mayor relevancia social, como el cacique o el mismísimo don Paco, ya que ella es quien pone de manifiesto todas las desventajas de un matrimonio o una relación con hombres a los que no ama y que se elevan muy por encima de ella en la jerarquía de clases. La muchacha no quiere unirse a nadie sin amor, pero en la obra se producen una serie de hechos y malas decisiones que dan lugar a confusiones que llevan a don Paco a una posición muy difícil.

     Los sentimientos de Juanita, sean de amor o de odio, son muy intensos, y es inevitable estar en vilo deseando saber qué decisiones tomará y si será capaz de enamorarse o no.

     Los personajes que pueblan este libro se muestran tan vivos que parecen querer escapar de él para ser personas de carne y hueso. Todos los tipos sociales que podemos imaginarnos en un pueblo como éste aparecen en la obra. Doña Inés, la hija de don Paco y la antagonista principal de Juanita, es la mejor representación de la hipocresía que puede darse. El propio don Paco siente temor de su hija por ser ésta una auténtica “furia del averno” disfrazada de cordero. Supone el principal obstáculo en la historia de amor, aunque no el único. 


«Como doña Inés tenía muy presentes los mandamientos de la Ley de Dios y los observaba con exactitud rigurosa, nunca dejaba de honrar a su padre como debía, si bien procuraba honrarlo desde lejos y no verlo con frecuencia».


     Tenemos también al cacique, don Andrés, que se siente atraído por Juanita, al marido disoluto de doña Inés, al párroco de la localidad, al maestro, don Pascual, o a don Policarpo, el boticario, encarnación de la superstición popular.

     Valera emplea un registro culto en la narración y a la hora de prestar voz a los personajes de más alta reputación. Hace gala de un vocabulario riquísimo, por lo que viene bien tener un diccionario cerca. Al mismo tiempo, usa un estilo popular y hasta vulgar para otros personajes, como Juana la Larga, madre de Juanita, la misma Juanita o Antoñuelo, el amigo de la infancia de la protagonista y que tantos disgustos da.

     El diálogo, pese a estar presente, es escaso, y lo que predomina es la narración. Las descripciones no son extensas ni arduas, y enriquecen mucho el texto, situándonos de lleno en la Andalucía de aquellos años, trasladándonos a sus paisajes y costumbres.


     Otro punto de interés son las referencias gastronómicas. Juana es toda una experta en las artes culinarias, y se nombran platos y postres que despiertan el deseo de buscar recetas similares para probar suerte en los fogones y degustar esas delicias.

     Estamos ante una novela de costumbres no muy extensa que nos llevará a otra época y a otro ambiente, y con unos personajes que se niegan a quedar atrapados en el papel.

Puntuación: 4 (sobre 5)

16 comentarios:

  1. Hola Seri!
    Aunque no la he leído conocía su existencia, pero nunca me había parado a pensar en el argumento. Pinta bien; así que tomo nota como lectura futura. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una lectura muy agradable, y después de leerlo, nuestro vocabulario se amplía un poquito más, porque vaya riqueza léxica que tenía Valera.
      Besos.

      Eliminar
  2. Leí este libro cuando aún estaba en el instituto y, además, me tragué enterita una serie que hicieron para televisión. Dados los gustos de ahora, creo que para muchos podría resultar cursi y poco actual, pero no podemos imaginar la de cosas que todavía compartimos con aquella sociedad tan cerrada. Quizás sean temas diferentes los que provoquen el rechazo de los políticamente correctos, pero el resultado es el mismo. Muy buena tu reseña, como siempre. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus palabras, Marisa. Es curioso, pero yo creo que hay libros actuales mucho más cursis que éste. A mí personalmente la historia que plantea Valera no me parece empalagosa, y Juanita no es una joven enamoradiza y atolondrada como muchas protagonistas actuales. Creo que mucha gente se sorprendería si diera una oportunidad a este tipo de libros.
      Un abrazo.

      Eliminar
    2. Totalmente de acuerdo, habría más de un sorprendido.

      Eliminar
  3. Recuerdo que leí hace muchísimos años (en el colegio) Pepita Jiménez, del mismo autor. Es una lástima que luego esas lecturas obligadas en la escuela se nos queden olvidadas, o por lo menos eso me pasa a mí. Me olvido de ellas y me voy más hacia las novedades, que muchas veces no tienen ni asomo de su calidad. Gracias por recordarnoslos.
    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me gusta alternar las lecturas. También leo novedades, pero cuanto más leo, más prefiero los clásicos.
      ¡Besos!

      Eliminar
  4. Me encanta el libro que traes hoy, lo leí hace ya tiempo y me dejó un gran sabor de boca. Es casi como ver un cuadro, verdad?
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡A que sí! Un cuadro costumbrista que uno no se cansa de mirar.
      ¡Besos!

      Eliminar
  5. Hola Seri, de Juan Valera solo he leído Doña Luz, y aunque es algo triste, recuerdo que gustó mucho, y los personajes secundarios.
    Esta novela que comentas, me dan ganas de leerla en seguida, A ver si la consigo por internet :p
    Un abrazo y gracias por la recomendación

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Pilar! Juanita la Larga no es una novela triste. Los personajes lo pasan mal en algún momento, pero es una obra cargada de optimismo y vitalidad, ya verás.
      Gracias a ti, por comentar.
      ¡Un besote!

      Eliminar
  6. Hola Seri!
    Primero felicitarte por tus 50 seguidores! Enhorabuena de verdad ya verás como pronto seguirán subiendo.
    Y ahora decirte que me ha encantado la novela de Juan Valera que nos traes. No la conocía y a mi todo lo que lleve adjunto siglo XIX me fascina :)
    Será la primera vez que me acerque al autor, así que ya te contaré que tal fue la experiencia.
    Un besito!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Marie :-)

      Yo soy otra enamorada del siglo XIX, desde que era una enana, y ya ves que este libro me ha gustado mucho. Espero que no te decepcione. Estaré encantada de saber qué te ha parecido.
      ¡Besos!

      Eliminar
  7. Ohhh qué espectáculo de lectura. Anoche acabé Juanita la larga después de haber leído Pepita Jiménez de Juan Valera, autor al que acabo de descubrir y es que estoy por ponerlo ya entre mis escritores preferidos sino ya el mejor. Cuanto disfruto su estilo, su prosa poética, su gran y fértil imaginación, la descripción de los personajes, esa complicidad que logra crear con el lector, actuando como narrador, esa ironía fina, el humor, cuantas carcajadas de puro gozo y simpatía me despiertan las salidas y expresiones de sus protagonistas. Qué léxico, que torrente de palabras a cual más impecablemente colocada. Que bien y gozosas acaban sus historias, dicho sea de paso tan bien trenzadas. Es que además, todo lo leído hasta ahora, acaba bien...con el "vivieron felices y comieron perdices". Y Juanita, para enamorarse y para que luego digan de los modelos de emancipación femenina, no olvidemos en el siglo y año en que esta novela está escrita y publicada. Si dicen que todavía sufrimos machismo, imagínate entonces...qué muestras nos ofrece Valera del profundo conocimiento del alma femenina, se nota que había sido, que era un don Juan, de hecho, he leído por ahí que hasta provocó el suicidio de una americana cuando de embajador se encontraba en ese país al no conseguir su amor...un rompecorazones en toda regla era el Juan Valera, al que, como digo, acabo de descubrir y del que me quiero empapar todo lo que pueda. Acertada y precisa tu reseña acerca de esta novela y muy interesante tu blog. A partir de ahora, lo seguiré con atención. Saludos amigo

    ResponderEliminar
  8. Perdona, se me ha colado la vocal, quería decir, amiga...;)

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...