La casa del páramo

02/06/2013

     Este libro de Elizabeth Gaskell fue publicado por primera vez a finales de 1850 en el país de la autora. La editorial Alba nos lo trajo a España en el año 2009 en una bonita edición de tapa blanda que cuenta con 189 páginas. Ésta es la que se puede conseguir a día de hoy en librerías por 17 euros.

¿De qué va?: Maggie Browne vive con una madre indiferente y un hermano ambicioso que la considera una jovencita «enjaulada en el campo, rodeada siempre de la misma gente». Después de luchar por superar las diferencias sociales que la separan de su amor –el heredero de un terrateniente–, se verá empujada a un supremo sacrificio para salvar a su propia e ingrata familia.


¿Qué opino yo? (Sin destripes):


     Estamos ante una historia sencilla que nada tiene que ver con las grandes obras de la autora. No podemos buscar aquí a la Elizabeth Gaskell de Norte y Sur (novela muy recomendable).

     En las primeras páginas, la escritora hace gala de su magnífica capacidad de descripción para introducirnos en un paisaje campestre de gran belleza: el páramo en el que vive la protagonista. Es una lástima que Gaskell no trate con el mismo cuidado a los personajes de este libro. Digo esto porque resultan muy maniqueos. En ningún momento he podido sentirlos como reales; no sé por qué se comportan como lo hacen ni por qué son como son.

     Maggie es una chica abnegada y bondadosa. Jamás se equivoca en sus resoluciones, y sus decisiones están tan desprendidas de egoísmo y parecen tan coherentes que son aceptadas por todos como si procediesen de una especie de ángel. Y, a pesar de eso, su madre apenas la quiere. De hecho, se explicita en el texto el escaso cariño que ésta siente por su hija, aunque la joven se muestre siempre solícita y cariñosa con su familia.


     Tal vez yo sea muy exigente, pero para creerme  a un personaje necesito conocer sus motivaciones y ver todos sus matices, y en lo que respecta a la progenitora de nuestra protagonista, la autora pretende que aceptemos sin más que la falta de afecto no tiene ninguna causa aparente, es así y ya está.

     El hermano de Maggie es igual de plano. Desde pequeño se vislumbran sus graves defectos, y lo único que hace el resto de su vida es potenciarlos, sin que se aprecie el rastro de una conciencia. No obstante, en su caso sí podemos entender el motivo de su comportamiento, al menos en parte: una madre sin carácter que lo malcría y justifica todos sus actos.

     El único personaje redondo de la obra es el señor Buxton. Amigo del padre fallecido de Maggie, ni es perfecto ni es malvado. Sufre conflictos realistas y tiene una profundidad moral que lo lleva a plantearse cómo debe obrar en cada momento, guiándose por el amor, la amistad, la venganza o el dolor.



«¡Conocemos tan poco la verdadera realidad de aquellos hogares que visitamos como amigos íntimos!».

     
     Por otro lado, la relación de noviazgo entre la muchacha y su enamorado comienza de forma muy abrupta. En ningún momento previo al compromiso la vemos pesando en él, pero cuando el joven le pide matrimonio, acepta en seguida y se descubre la mujer más enamorada del mundo.

     Cuando La casa del páramo se publicó por primera vez, fue considerado un cuento de Navidad, pese a que la acción no se limita a esa época del año. Supongo que el hecho de que se viese así se debe a que es un relato lleno de buenas intenciones que nos muestra  que la bondad es recompensada.

     A pesar de todo lo dicho, es un libro agradable de leer, corto, fácil y con algunos fragmentos emocionantes. En este sentido, hay partes que nos incitan a seguir adentrándonos en él para conocer la resolución, ya que puede ocurrir cualquier cosa. El final está bien elaborado, aunque es algo precipitado: en pocas páginas, Elizabeth Gaskell nos ofrece escenas trágicas, intrigantes, románticas y desesperadas. Este desenlace me ha recordado muchísimo a un hecho histórico que se dio en una época posterior.

     Quien vea Return to Cranford, la segunda parte de la miniserie Cranford de la BBC, podrá encontrar en ella algunos aspectos basados en este libro, aunque con muchas diferencias.


     En resumen, La casa del páramo es un relato entrañable que se desarrolla en un ambiente idílico y que contiene una historia de amor bonita pero que podría estar mejor desarrollada, igual que los personajes, demasiado planos y estereotipados.

Puntuación: 2'5 (sobre 5)

12 comentarios:

  1. No he leído nada de Gaskell, aunque tengo bien apuntados Ruth y Norte y Sur. Creo que no me apunto el que hoy sugieres, prefiero empezar por alguno de aquellos. 1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Norte y Sur es un libro buenísimo, igual que la miniserie que se hizo de él. Ruth todavía no lo he leído, pero dicen que está muy bien.
      ¡Besos!

      Eliminar
  2. Esta es una de laa grandes autoras victoriannas y me encanta pero he de reconocer que este libro no lo he leído. A pesar de tu aprobado justo creo que me animaré a leerlo...
    Besos,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Haces bien, no todos tenemos el mismo gusto y a lo mejor lo disfrutas más que yo. Además, se lee muy pronto por lo cortito que es.
      ¡Besos!

      Eliminar
  3. Me gusta esta autora, cuando hice mi incursión en la novela victoriana llegué a ella. Me quedo con Ruth, sin duda
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Mientrasleo! Muchas gracias por comentar.
      Ruth aún lo tengo pendiente, igual que Cranford, pero si son tan buenos como Norte y Sur, me van a encantar.
      ¡Besos!

      Eliminar
    2. Pues lo sorteo en el blog, te digo por si te apetece
      Besos

      Eliminar
    3. Gracias, ahora mismo me paso.

      Eliminar
  4. uy, eso de personajes planos lo suelo llevar regular, creo que lo dejaré pasar. Unbesote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me pasa lo mismo, me gusta que tengan vida.
      ¡Besotes!

      Eliminar
  5. Seri, a mí este libro me gustó muchísimo...y como bien dices, en Regreso a Canford hay muchos guiños a este libro. Lo pasé en grande con las escenas que se describen en el libro. Lo leí el invierno pasado y fue muy agradable.
    Lo de los personajes planos, no sé...a mi no me lo parecieron...quizá porque hacia poco relativamente que había leído Cranford y aunque son distintos libros, tienen detalles muy comunes.
    No sé...son las cosas que pasan...que en las lecturas cada una se deja llevar por una sensación.
    Seri, me ha gustado mucho tu entrada...ha sido como volver a ese precioso pueblecito inglés y a sus personajes...
    Besos grandes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, cada persona tiene su forma de vivir la historia y de entender a los personajes.
      Yo todavía no he leído Cranford, aunque creo que tardaré en ponerme con él, porque tengo muy poco tiempo libre, aunque me apetece muchísimo.
      ¡Besos!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...