Reflexiones: leer o no leer, ésa es la cuestión

15/09/2013
 
     Esta entrada es completamente distinta a lo que suelo escribir habitualmente en el blog, porque no voy a hacer ninguna crítica literaria, cinematográfica o televisiva. En resumidas cuentas, hoy me he levantado con inquietudes metafísicas y me gustaría compartirlas con todos los lectores que pasen por aquí y conocer sus opiniones.

     El ritmo trepidante del mundo moderno nos deja cada vez menos tiempo para actividades como la lectura. A veces, en los ratos de ocio se opta por algo que conlleve menos dedicación intelectual: ver una película entretenida, un programa de televisión, engancharse a Skype o al WhatsApp, ir de compras...
    
     Sin embargo, y hablo según mi propia experiencia, creo que un lector consumado suele sentir un poco de remordimiento si pasa algunas temporadas sin leer. Normalmente, si un día no cojo un libro, siento que me he perdido algo. La cuestión que me planteo es: ¿qué pasa cuando el resto de actividades nos dejan tan agotados que por más que queramos nos cuesta ponernos a leer?

    
    Supongamos que una persona trabaja ocho horas al día en jornada partida, es decir, cuatro por la mañana y cuatro por la tarde. Quizás cuando vuelva a casa y antes de irse a dormir le apetezca desconectar de todo y sumergirse en un buen libro, pero ¿y si en vez de trabajar tiene que estudiar? Un estudiante universitario, que tiene que pasar la mayor parte de sus horas dedicándose a actividades intelectuales o mentales, o mejor incluso, un opositor, que ha de estudiar una media de siete u ocho horas al día, cuando por fin cierra sus libros o deja sus apuntes, ¿tiene ganas de abrir otro libro distinto para leer o solo le queda energía para salir a la calle y aprovechar los últimos rayos de sol de la tarde?


     Y si además de todo esto la persona en cuestión lleva adelante un blog literario, ¿cómo le afecta? ¿Más tiempo de estudio equivale a menos lectura y por tanto a menos actualizaciones en el blog?

     Personalmente fui opositora en 2010 y el esfuerzo mental que me supuso me dejó sin ganas de leer durante todo el año que pasé estudiando. Nunca abandoné la lectura, pero un libro podía durarme, sin exagerar, tres o cuatro meses. En vuestro caso ¿os es posible compatibilizar vuestra actividad diaria con esta afición?

13 comentarios:

  1. En mi caso si lo compatibilizo, quizás los fines de semana puede pasar un día o los dos que no lea, pero por semana normalmente todos los días encuentro, mínimo, media hora para leer. De todas formas los fines de semana son irregulares, lo mismo no leo nada que leo mucho.

    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es algo parecido a lo que me pasa a mí, aunque hay temporadas en que me apetece más y otras menos.
      ¡Besos!

      Eliminar
  2. Intento compatibilizarlo. A mí me ocurre un tanto de lo que has explicado pero multiplicalo por unas variantes más como es independizarse y tener que llevar tu casa, salir a comprar comida, tener obras y pintar, tener un perro de 10 meses con 32 kilos al que tienes que pasear minimo 1 hora y media al día y cansarlo sino quieres ver peligrar la casa que con tanto cariño estás montando, hacer de comer, echarle cuenta al novio/marido, y trabajar la parte de oficina. Además de estar desde las 7 de la mañana hasta las 20h fuera de casa, montada en un coche, visitando clínicas veterinarias. Ah, y las lavadoras, y la plancha, y el lavavajillas, y los pájaros....
    Resumiendo, leo cuando tengo 5 minutos libres; he abandonado el blog literario, apenas puedo pasarme por los blogs de mis amigos, el blog del perro que tengo por ahí también está abandonado, el facebook lo mal llevo y el twitter lo visito un poquito. No visito apenas los foros y... creo que no me dejo nada...

    Ea, ya me he agobiado, voy a meterme debajo de la ducha, ahora vengo. Jajajajajjaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, desde luego... Según lo que he oído por ahí, un café con leche es lo mejor para relajarse :-p
      Es broma. Aunque puedas leer menos, tienes muchas cosas que te pueden dar la misma o más satisfacción, y ya se irá calmando todo
      Un besote, guapa.

      Eliminar
  3. Durante mis años de estudiante universitaria dejé de lado la lectura totalmente, y pasé de ser una devoradora de libros en mi adolescencia a leer muy de vez en cuando algún libro por puro placer: estaba agotada de tener que leer temas académicos y no me apetecía pasar tiempo delante de un libro. Desde hace unos tres años me propuse retomar mi afición e incluir lecturas por placer en mi vida, y no puedo estar más contenta: no me agobio, y si algún día no puedo leer por lo que sea no tengo remordimiento, pero normalmente encuentro hueco para leer al menos un par de páginas al día. Creo que es importante leer cuando te lo pida el cuerpo, y no tomártelo como una obligación para no acabar agobiada. 1beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo a veces me siento un poco mal por ver los libros abandonados a medias o por saber que por algún motivo no voy a poder leer durante una buena temporada, pero estoy totalmente de acuerdo contigo. Creo que hay que librarse del remordimiento y leer simplemente cuando se tienen ganas y tiempo. Es lo mejor para disfrutar los libros plenamente.
      ¡Besotes!

      Eliminar
  4. Hola Seri, tienes razón en muchas cosas, ahora, con qué tiempo??
    Yo siempre leo una hora diaria en el carro, durante el tráfico, así gano tiempo, y antes de dormir, leo 10 o 30 minutos.
    Pero a veces no se avanza, y generalmente se van acumulando los libros en mi casa...me encanta comprarlos, pero a veces, se me hace algo más difícil leerlos :O
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Muy interesante tu reflexión. La verdad es que hay veces en que es difícil encontrar un hueco para leer, sobre todo cuando tienes otras aficiones que te puedan gustar igual, como en mi caso ver series o películas, o mirar blogs ^-^ Yo intento no dormirme cada noche sin haber leído algo, al menos así voy a avanzando, aunque hay días en que te acuestas más tarde y lo mismo sólo lees un par de páginas... Ahora me acabo de matricular en una carrera, así que no sé cómo me las apañaré, o si como tú dices acabaré harta de leer durante todo el día. Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  6. yo lo necesito, saco huecos durante el camino, en el transporte y a las horas de sueño. Esas son las grandes perjudicadas, pero me relaja leer y me sienta bien. Es una necesidad
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Yo voy a hablar de otro caso:cuando estás en paro y sientes que sentarte a leer es perder un tiempo que podrías dedicar a buscar trabajo. Así que, fuera complejos. ¡A leer! ¡Y a disfrutar! Intentemos leer cómo y cuándo podamos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues es un buen caso, el paro es uno de los principales problemas a día de hoy, y ya se sabe que buscar trabajo es un trabajo.
      A veces queremos hacer demasiadas cosas y no nos permitimos disfrutar. Mejor leer veinte minutos bien aprovechados que dos horas con remordimientos.
      ¡Saludos!

      Eliminar
  8. Ahora mismo soy opositora y además trabajo y llevo un blog de literatura, y más cosas que no cuento por no aburrir. Me encanta leer, pero me cuesta mucho ponerme a ello y como el libro no me enganche, me puedo tirar con él como dos meses( que es lo que me está pasando en la actualidad).
    Me apetece poco leer, pero intento actualizar el blog con lecturas pasadas. Besos

    ResponderEliminar
  9. Yo también soy opositora, y es cierto que es muy difícil compaginarlo todo. Este año seguramente voy a tener poco tiempo para leer y no sé si me quedarán ganas después de las jornadas de estudio, pero no me gustaría abandonar la lectura por completo, y también me he propuesto seguir llevando adelante el blog.
    A ver cómo van saliendo las cosas.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...