Matilda

02/08/2013

     Matilda, escrito por Roald Dahl, se publicó por primera vez en el Reino Unido en 1988. En España, Alfaguara fue la responsable de su primera edición en 1989. En la actualidad, esta misma editorial tiene en el mercado español dos formatos distintos, uno por 10'95 euros y otro por 8'75. El primero consta de 240 páginas y el segundo, de 230.

¿De qué va?:

     Matilda es genial. Sin haber cumplido los cinco años ha leído ya a numerosos autores y atesora unos asombrosos conocimientos. Sus mediocres padres, sin embargo, la consideran una inútil. Y cuando empieza a ir a la escuela y se enfrenta a la terrible señorita Trunchbull, la directora, entonces la niña hace algo maravilloso...


¿Qué opino yo? (Sin destripes):

     Roald Dahl fue el autor del que más libros leí cuando era chica. Todos los que cayeron en mis manos me hicieron pasar ratos absolutamente deliciosos, pero mi preferido durante mucho tiempo, y no sólo de este escritor, sino en general, fue Matilda. Después crecí y seguí descubriendo autores nuevos, pero siempre he recordado las historias de Dahl con mucho cariño.

     A pesar de ello, durante demasiados años me he mantenido alejada de estas maravillosas obras y ahora, tras ver en algunos blogs cómo disfrutan los lectores adultos volviendo a estas novelas, me ha picado el gusanillo y he decidido hacerlo yo también. Para ser sincera, tenía algo de miedo porque no sabía si volvería a sentir lo mismo que en mi niñez o me vería decepcionada.

     Tras releer Matilda puedo decir que ciertamente no he sentido lo mismo, pero no me ha decepcionado en absoluto. No he sentido lo mismo porque al haber recorrido más mundo, tener más experiencias y una edad diferente, la lectura ha sido más completa. Ya no he visto el mundo del libro sólo a través de los ojos de Matilda, sino que he podido comprender a cada personaje en sí mismo (incluso a los malos), analizar su propia situación y tratar de entender por qué actúa de cierta manera. Además, el final, que antes me había parecido feliz, ahora me resulta agridulce. Es difícil explicarlo sin desvelar nada; digamos que para Matilda puede ser bueno, lo que hace que nos sintamos felices por ella, pero al mismo tiempo las últimas frases dejan un regusto amargo. La sensación que tengo ahora es distinta, pero igualmente satisfactoria, y he disfrutado tanto como la primera vez.



«La cigarra pasa seis años bajo tierra como larva y, como mucho, seis días como animal libre a la luz del sol y al aire. Su hijo Wilfred ha pasado seis años como larva en esta escuela y aún estamos esperando que salga de la crisálida».


     Ahora puedo decir sin dudas ni vacilaciones, y con más conocimiento, que Matilda es una obra de arte de la literatura infantil (lo que no debe eximir a los adultos de su lectura). Todos los niños deberían leerlo al menos una vez.

     Aunque Alfaguara recomienda esta novela a partir de doce años, no es necesario esperar a tener esa edad para disfrutar inmensamente con ella. Se puede leer antes, es más, yo casi recomendaría que se hiciera un poco antes de los doce, ya que los niños de ahora, según mi experiencia, son más precoces y suelen cambiar pronto este tipo de libros por la pseudoliteratura de Moccia y similares.

     Es muy difícil que leyendo a Roald Dahl en la niñez no se desarrolle un amor por la lectura. Especialmente Matilda es excelente para comprender lo que un libro puede hacer por nosotros. También me ha gustado comprobar que desde la última vez que tuve esta obra en mis manos he leído casi todos los títulos que se nombran en la historia y que hacen a la protagonista disfrutar tanto. 


     Matilda se presenta como una niña especial, una niña que adora leer y que puede hacer cosas asombrosas. Ver cómo se divierte con esta actividad, cómo es capaz de introducirse de lleno en lo que se le cuenta en las páginas, nos hace querer sentir como ella, descubrir como ella mundos nuevos que nos hagan viajar, soñar, encariñarnos con algún personaje…

     Pero Matilda es tan interesante sobre todo gracias a sus circunstancias. El contexto que la rodea es lo que hace resaltar su peculiaridad. Unos padres adictos a la televisión que no la entienden, una directora que aterrorizaría a cualquiera y un secreto escondido por años la llevan a una hazaña que lo cambiará todo.

     En la escuela conocemos a la señorita Honey, una maestra encantadora, comprensiva y preocupada por la correcta educación de sus alumnos. Es la profesora que a muchos nos hubiera gustado tener. Allí están además los compañeros de clase de la niña. Aunque son secundarios sin mucha importancia, hay alguno que me ha caído especialmente bien, como Nigel, un chico inocentemente respondón. 


     El autor sabe cómo escribir para no aburrir. Recurre a aspectos que todos conocemos bien, que forman parte de la vida cotidiana, pero a ellos suma otros no tan habituales que terminan de completar el encanto que se desprende del texto. Usa el sarcasmo y la ironía y no duda en hablar directamente al lector para hacerse su cómplice e introducirlo de lleno en la historia haciéndola parecer real. Todo esto lo hace con un vocabulario y una sintaxis sencillos, asequibles, pero cuidados.

     Tengo que admitir que además del texto de Roald Dahl me encantan las ilustraciones de Quentin Blake. No tienen trazos cien por cien definidos ni rasgos totalmente realistas, pero son simpatiquísimas. Recuerdo que cuando leí Charlie y la fábrica de chocolate, los dibujos no me gustaron tanto al ser de otro dibujante. Blake contribuye en parte al encanto de lo que estamos leyendo.

     Al margen de lo que me ha parecido, me he llevado una pequeña sorpresa al sumergirme de nuevo en esta novela. Resulta que hace años guardé un pétalo de rosa en uno de mis libros, pero con el paso del tiempo he sido incapaz de recordar en cuál. Ahora lo he encontrado, seco y muy bien conservado, entre las páginas de Matilda. Debí de haber sospechado que estaría en el que fue mi favorito en una época tan importante.

Puntuación: 5 (sobre 5)

10 comentarios:

  1. Hace muchos años leí este libro y es muy especial para mí. Tendré que plantearme releerlo, a ver qué sensaciones me transmite ^_^

    Besos de colores y muy feliz fin de semana, Seri!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es es lo que me pasaba también a mí, que no sabía qué me transmitiría después de tantos años, y al final la experiencia ha sido muy buena.
      ¡Feliz fin de semana también a ti!
      ¡Un besote!

      Eliminar
  2. Es un libro maravilloso...y lo descubrí un verano....desde luego tenía más de doce años y me encantó. Los libros poseen esa magía especial. No importa la edad q tengas. Describes de maravilla este reencuentro con el libro. Y como dices....ahora tienes una visión más completa y diferente. Es precioso volver a tener momentos con los libros q nos gustarón....
    Feliz verano!! Un beso grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, María! Qué alegría verte por aquí.
      Me ha sorprendido encontrar a tantos adultos admiradores de Roald Dahl, pero por otro lado, como tú dices, da igual la edad cuando el libro tiene un encanto especial.
      ¡Feliz verano para ti también!
      ¡Muchos besos!

      Eliminar
  3. Hola Seri, todavía no he leído Matilda, ni ninguna novela de este escritor, pero estoy segura de que me gustará, porque me encanta la literatura infantil, juvenil, creo que más que la adulta. Además vi la película, y me gustó mucho.
    Voy a conseguirla como sea!
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Roald Dahl es muy especial, y si te gusta la literatura infantil y juvenil, vas a disfrutar muchísimo con sus libros. Yo adoro Matilda, pero todos son geniales.
      ¡Besos!

      Eliminar
  4. No la he leído pero el libro está por casa, creo que se lo regalaron a mi hija. La voy a tener en cuenta.
    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Laura, cuando tengas un ratito para leerlo, seguro que te gustará. Es un libro precioso.
      ¡Besos!

      Eliminar
  5. Verdad? Me encanta este autor, aunque ya no tenga edad para él me parece divertidísimo en todas sus obras.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que Dahl es genial. Yo no pensaba que fuera a gustarme tanto como cuando era pequeña, pero hay libros que conservan la magia se tenga la edad que se tenga.
      ¡Besos!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...