El Paraíso de las Damas

19/04/2013

     El Paraíso de las Damas es una obra de Émile Zola que forma parte de la serie Les Rougon-Macquart, compuesta por veinte novelas. La que nos ocupa en esta entrada es la número once, pero puede leerse de manera independiente, ya que es una historia completa y conclusiva. Se publicó por primera vez en 1883.
     En España tenemos dos ediciones muy asequibles, una de Debolsillo por 9'95 euros, y otra de Alba editorial en su colección Minus por 12 euros.

¿De qué va?:  

   Denise Baudu, una joven huérfana, llega a París de la mano de sus dos hermanos en busca de trabajo. Su tío, dueño de una pañería, no puede contratarla debido al declive de su negocio. Acuciada por la necesidad, Denise acude a El Paraíso de las Damas, un enorme almacén que amenaza con devorar al comercio tradicional. El dueño de estas galerías, Octave Mouret, un orgulloso hombre de negocios, decide ofrecerle un empleo. Denise deberá afrontar entonces una feroz rivalidad por las ventas, la escasez de medios para subsistir, la resistencia  de los comerciantes para no extinguirse y la atracción prohibida hacia un hombre.


¿Qué opino yo? (Sin destripes): Este libro lo leí hace poco movida por el interés que me había despertado The Paradise, la serie de la BBC, y lo cierto es que son dos versiones completamente diferentes. La cadena británica ha optado por una historia bastante más edulcorada que la que contiene el texto de Zola.
 
     Personalmente me encanta el modo en que la BBC ha reflejado el romance, pero  la novela explica con mayor amplitud el desarrollo de las nuevas formas de comercio y la desaparición de las tiendas tradicionales absorbidas por aquéllas. Las consecuencias son tanto económicas como personales, y hasta urbanísticas. La obra se convierte así en un estudio sociológico y mercantil en el que el drama de los personajes queda expuesto con toda su crudeza.

     Zola deja ver de forma explícita la inmoralidad imperante. Tener amantes estaba a la orden del día, considerándose incluso algo normal. Las trabajadoras de El Paraíso de las Damas lo tienen por costumbre para aumentar sus ingresos o mejorar su calidad de vida, y el hecho de que Denise se niegue a ello se ve como algo totalmente incomprensible. Llega hacerse alusión incluso a la prostitución.

     El propio Mouret es un hombre sin escrúpulos, egoísta y mujeriego que muestra al mismo tiempo cierto grado de misoginia al reafirmar su capacidad para sacar de las féminas todo lo que se proponga despreciándolas luego sin que existan consecuencias desastrosas para sí mismo. Es un comerciante magnífico al que no le importa actuar sin pudor para conseguir lo que quiere. Pero Mouret evoluciona como persona cuando por fin se encuentra con un obstáculo importante que le impide obtener aquello que desea. En este sentido el final del libro es estupendo. No puedo contar qué sucede, pero sí decir que dejamos de ver al hombre orgulloso y pagado se sí mismo que había sido antes.


«No sólo están las mujeres, que al fin y al cabo me importan bien poco. Está la voluntad de querer y de hacer, de crear, en definitiva. Tienes una idea y luchas por ella, se la metes a martillazos a la gente en la cabeza, la ves crecer y triunfar».

     
     La Denise que tenemos aquí es bastante más ingenua y dulce que la que se ha plasmado en la pequeña pantalla. Sin embargo, no deja de ser una joven fuerte que trata de sacar adelante a sus dos hermanos. A veces se refugia en el llanto cuando se encuentra en soledad, pero siempre lucha por sobreponerse. Al principio es objeto de burlas, pero con el tiempo comienza a mostrar una habilidad para la venta que causa algunas envidias. El autor deja entrever también que está dotada de cierta brillantez para los negocios, aunque no se profundiza en  ello.

     Los secundarios no tienen nada que ver con lo que se nos ha mostrado en televisión. En El Paraíso de las Damas hay más personajes y con situaciones muy diferentes.

   Como buen naturalista, Zola lleva el gusto por la minuciosidad al extremo. El lector se ve inmerso con frecuencia en prolijas y ricas descripciones. Es realmente impresionante la maestría que tenía este escritor para hacernos sentir como si estuviéramos viendo con nuestros propios ojos aquello que cuenta, como si fuéramos testigo directo de todo. Objetivamente, Zola era un magnífico novelista, pero subjetivamente, cada uno debe juzgar si le gusta o no este estilo.



«Las clientes, despojadas, forzadas, se marchaban, medio rendidas, con la misma voluptuosidad satisfecha y la misma vergüenza sorda que proporciona la consumación de un deseo en lo más recóndito de un hotel de mala fama».


   Se detalla con frecuencia, entre otras cosas, la mercancía de la tienda, y así tenemos una apabullante exhibición de sedas, muselinas, encajes, pasamanería, guantes, calcetería, tartanes, perfumes… Además de esto, se refleja la introducción de técnicas de marketing que hoy en día nos parecen completamente normales, como las rebajas, las devoluciones de compras, las comisiones de los empleados, el escaparatismo o la publicidad.

   Todas las tramas y subtramas planteadas en la obra resultan igualmente interesantes y las descripciones que mencionaba antes no hacen más que enriquecerla. Tal vez haya lectores que puedan verse abrumados por ello, pero a decir verdad, a mí me ha gustado mucho. 


   Si nos trasladamos al París real del siglo XIX, Aristide Boucicaut adquirió una pequeña tiendecita a orillas del Sena a la que llamó Le Bon Marché. En 1852 ya era un comercio algo más grande de lo normal. Contaba entonces con doce empleados y continuó creciendo hasta convertirse en uno de los negocios más grandes del mundo. En este lugar se basó Zola para describir El Paraíso de las Damas que nos presenta en su novela. A día de hoy, el edificio sigue en pie y muy bien conservado.

Para saber más: A finales de 2012, TVE2 emitió dos documentales sobre la aparición de los grandes almacenes en el mundo y los hombres que la hicieron posible. Se trata de Una genial idea y Un juego moderno. Lamentablemente la cadena pública ya los ha eliminado de su página web, así que supongo que son muy difíciles de hallar, pero ambos son muy recomendables. Si alguien encuentra el modo de verlos, que no lo dude.

Puntuación: 4 (sobre 5)

8 comentarios:

  1. Leyendote, una tiene ganas de salir corriendo a la librería más cercana y perdirse uno urgentemente. Lamentablemente, ahora ésto es difícil...además de verme atrapada en otros libros...pero no descarto estar pronto con Zola en su objetiva visión de la situación mercantil del momento. Y sí acaba bien, aumenta mi interés.
    Gracias por tan buena descripción del libro.
    Los documentales de las 2 trataré de buscarlos...suenan muy interesantes.
    Bss!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que este libro te encantaría, María, así que cuando puedas, si tienes tiempo y te apetece, dale una oportunidad.
      Los documentales son más difíciles de encontrar, y es una pena, porque son interesantísimos.

      Eliminar
  2. Estoy viendo la serie y veo que difiere bastante del libro y efectivamente, leyéndote dan ganas de salir corriendo a comprarlo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Muchas gracias por comentar. La serie es muy buena, pero el libro no se queda atrás. Lo mejor es conocer las dos cosas, y así disfrutamos doblemente de la historia.
      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Hola, bueno yo medio he visto la serie y me enganchó mucho, si puedo mañana compraré el libro por todo lo que cuentas.
    Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! La serie y el libro son muy distintos, aunque a mí me gustaron los dos. Lo bueno es que el libro en bolsillo es baratito, y merece mucho la pena.
      ¡Y gracias a ti por comentar!

      Eliminar
  4. ¡Hola! Me hace gracia el hecho de haber llegado al libro, igual que tú, a través de la serie de TV que como bien dices resulta muy edulcorada en comparación. No sólo la serie, también vi en su día los documentales que mencionas y me sorprendió el cambio social que se desarrolló con la aparición de estos grandes almacenes en el mundo de comercio, por supuesto también los recomiendo, y si los encuentro los volveré a ver; recuerdo que apuntan muy bien muchas cosas que luego me ha recordado la novela de Zola como por ejemplo la tipología de las consumidoras, las innovaciones en los comercios, su contribución en la emancipación femenina...
    La serie no está mal, creo que lo que mejor refleja del libro es el personaje de Morey/Mouret, esa ambigüedad y ese encanto. El libro me ha encantado y me ha llevado a buscar información en internet, así he acabado aquí leyendo tu interesante reseña. Ante la minuciosidad de tantas descripciones apabullantes, la mención de los lugares donde se desarrolla la acción, he buscado en internet planos de París y realmente existen (aunque no se ve en las imágenes ningún gran almacén) esas calles donde "desembarca" Denise y se desarrolla esta hermosa y terrible historia.
    Gracias.
    Dolo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Veo que el libro te ha gustado tanto como a mí. Creo que somos muchos los que hemos llegado a él a través de la serie. Es una pena que los documentales sean tan difíciles de encontrar; hay mucha gente interesada en ellos que no los pudo ver cuando los emitieron, y ahora ya es casi imposible conseguirlos.

      París sufrió muchos cambios urbanísticos a partir de mediados del XIX, más o menos por los años en los que empezaron a aparecer los grandes almacenes, aunque la verdad es que no he visto los planos, pero sí algunas imágenes antiguas.

      Muchas gracias por pasarte por aquí y comentar.
      Un abrazo.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...